¿Conoces la historia de nuestros famosos alfajores arequipeños?

La historia comienza con Juares de Vildoso quién ofrecía banquetes a representante de bancos y entidades públicas en ceremonias o fiestas. Ahí aprovechó para presentar el alfajor, como postre, que gustó a los invitados. Así nació el negocio que heredó luego a sus hijas: Teofila, Isabel y Mercedes.

Hoy Teofila se encarga de la venta de los alfajores en La Curva y su hermana Isabel tiene la responsabilidad de preparar y vender el producto en Arequipa en el distrito de Alto Selva Alegre.

La preparación de los alfajores es natural y sin preservantes. La miel nace de la chancaca derretida y mezclada con frutas secas y maíz morado. La galleta es el secreto mejor guardado por la familia. “Cuando se prepara con cariño y voluntad, todo sale bien”, y se marca distancia con las demás negocios que también hacen la golosina aunque con poco éxito.

La masa se cocina en un horno de barro y ladrillo, su permanencia depende de su temperatura. Si está muy caliente solo dos minutos, si está casi frío unos 25 minutos.

Solo expenden el producto en La Curva y en Arequipa es fácil de reconocerlos por que usan bolsas marcadas con el logotipo Alfajores Vildoso.

Las personas opinan que el producto vale y tiene calidad insuperable por lo que cada dia nos anima a ser mejores gracias a nuestro selecto público consumidor.

Mi pedido ¿Tiene un cupón?
  • No hay productos en tu pedido.