Semana Santa Arequipeña

Otro año más tenemos que pasar semana santa en casa y cuidándonos. Momentos así solo hacen que pueda recordar el disfrute de las celebraciones en años pasados, con tradiciones que espero pronto volver a vivir.

Al igual que en otras ciudades, las misas, procesiones y recorridos por iglesias son ya una tradición en la fe arequipeña. A esto, se le suman la rica comida y celebraciones un tanto peculiares que le dan más color a estos días.

Empezando el jueves santo y previo al recorrido de las 14 estaciones, las familias se juntan o bueno juntaban para el almuerzo y luego disfrutaban de una rica mazamorra de chancaca. Al finalizar el recorrido de las 14 estaciones las calles del centro estaban llenas de comerciantes y devotos que hacían las últimas compras antes del viernes santo. Ya en el día central y a motivo de duelo por la muerte de Jesús, las banderas se elevan a media asta en la plaza central. Las picanterías preparan el tradicional chupe de viernes que alegra los estómagos y ya caída la noche se realiza una procesión. El sábado no hay misas ya que las iglesias cierran, acorde a la tradición. Finalmente llegaba el Domingo de Resurrección, con el sonar de las campanas empieza el día y en la plaza de Yanahuara se llenaba de gente porque se empezaba una celebración un tanto peculiar que es “La quema de Judas”, donde previo a quemar un muñeco hecho a semejanza de judas se lee el “testamento” del mismo donde se aprovecha para criticar autoridades locales y nacionales. Después, las familias solían ir a comer un rico adobo arequipeño a las picanterías aledañas o en casa, siempre acompañado del tradicional pan de 3 puntas y su buen té piteado.

Ahora es diferente, pero la fe sigue intacta en las personas y al igual que ellos espero que el próximo año podamos celebrar como antes. 

 

Atte. El Montonero.

Mi pedido ¿Tiene un cupón?
  • No hay productos en tu pedido.