¿Ya conoces la historia de la ruta del Sillar?

Se habla constantemente de Arequipa como la ciudad blanca y se sabe que la materia que da origen a este nombre es el sillar. Arequipa ha cambiado de arquitectura en la modernización urbana que sufrió en el siglo XIX y se siguió dando en el siglo XX y XXI. Sin embargo, no ha cambiado el uso del sillar para la evolución de la urbe. Existe un lazo muy fuerte e inquebrantable entre el urbanismo, la arquitectura y el sillar en Arequipa. Todos identificamos este lazo, pero no sabemos de dónde viene esta piedra.

La entidad Fondoempleo culminó el proyecto “La ruta del sillar” en las canteras de Añahuasco, en Cerro Colorado. En esta ruta se visita la Cantera vírgenes de Culebrillas, una suerte de cañón formado a lo largo de millones de años con esta piedra blanca producto de la presión y fuego volcánico. Asimismo, en la ruta se puede observar petroglifos de distintas épocas y con distintos motivos, en esos grabados se determina la existencia milenaria de esta cantera de sillar.

La ruta del sillar ya cuenta con un trayecto predeterminado con puntos de descanso y de amplia visualización de las canteras de extracción. El objetivo de esta ruta es salvaguardar la tradición del uso del sillar que hoy por hoy se ve amenazada por el ladrillo. Sin embargo, los arequipeños más tradicionales no temen por este fenómeno ya que consideran que los arequipeños son muy tradicionalistas y siempre van a cuidar la ciudad. Por otro lado, el proyecto busca mejorar las condiciones de trabajo de los maestros canteros que trabajan sus parcelas heredadas desde tiempos ancestrales. Aún se mantiene un tratamiento rústico y artesanal de la explotación del sillar, la extracción y la formación de bloques que se llevarán a las construcciones se realiza con comba, barreta y cincel.

A pesar de que la existencia de estas canteras se remonta a miles de años atrás, existe poca evidencia del uso del sillar en épocas precolombinas. Sin embargo, fueron los españoles quienes lo eligieron para construir la ciudad fundamentalmente por las propiedades antisísmicas.

Gracias a este proyecto, hoy podemos conocer el origen del sillar, los valores históricos, económicos y sociales que hay detrás de ello. Esta es una invitación a los trotamundos a entender, desde otra perspectiva, el espíritu de la ciudad.

Mi pedido ¿Tiene un cupón?
  • No hay productos en tu pedido.